La felicidad que buscas está detrás de cada “gracias” y cada “te amo” de Ho’oponopono

Sigue repitiendo el mantra “Gracias y Te Amo”, repítelo a tus miedos, dudas, opiniones y juicios antes de dejarlos ir.

Gracias al miedo, cada vez que aparece, tienes otra oportunidad de soltarlo.

Es como la alarma de un reloj que te dice que es hora de levantarse, hacer algo diferente o tal vez es hora de moverse y hacer una nueva acción.

Tienes la oportunidad de ver el universo como lo ve la Divinidad, sin miedo.

Es como verlo por primera vez, como un bebé.

El miedo es algo que creamos en nuestra mente y al poner esa fe incorrecta le damos más poder. Tan pronto como nos damos cuenta de esta verdad, el miedo desaparece.

Es imperativo despertar y ver las cosas como realmente son. No debemos permitir que nuestra falsa realidad nos controle.

Lo aterrador que es dejar ir todo lo que pensamos que era real.

El miedo es inevitable cuando dejamos ir lo conocido y abrazamos lo desconocido. La clave es sentir el miedo y seguir avanzando.

Atrévete a salir de la zona de confort.

Atreverse es mostrarle al Universo en quien confías y, al hacerlo, abre las puertas a un número infinito de oportunidades.